¿Dónde está el trocito de mundo que me toca?

VOILÀ...C'ÉST ICI!

lunes, junio 28, 2010

¡¡POR FIN!!

Vosotros diréis o pensareis: ¿por fin qué?

Pues por fin tengo ¡¡LA JORNADA INTENSIVA!! aún no me lo creo. Vaya cambio que tengo. De estar hasta las 8 de la tarde paso a salir a las 3 y hasta mañana. Que pena que mi horario normal no sea éste, podría tener una vida de lo más normal y no vivir al salto mata arañando tiempo de dónde no tengo.


Aunque claro, tampoco hay que quejarse porque muchos ya querrían trabajo aunque tuvieran que salir a las 8 de la tarde todo el verano. Pero ya se sabe, quejarse del trabajo y del jefe es el deporte nacional de todo español que se precie.

No se si alguna vez os he comentado (supongo que sí) que mi jornada intensiva no tiene nada que ver con el convenio colectivo tan bonito que tenemos. No. Esto es una dictadura, y mi jefe, como todo dictador bueno que se precie, disfruta haciéndole la puñeta a todos aquellos que están bajo sus órdenes.


En resumidas cuentas, el primer año que entré aquí a trabajar, eso de coger la jornada intensiva se medía por el calor que tenía mi jefe. Me explico. Yo le preguntaba: "X, ¿vamos a tener la jornada intensiva ya?" y el susodicho me respondía "yo aún no tengo calor". Por supuesto, esta conversación se formulaba en pleno mes de julio en Sevilla a unas temperaturas de 40º a la sombra. Él nunca tenía calor puesto que cuando empezaba a apretar "el Lorenzo" (como aquí lo llamamos) en lugar de venir a la oficina como los demás a las 5, él iba llegando más tarde. Hasta que cuando hacía muchísima calor llegaba a las 7:45 de la tarde. Evidentemente, él, nunca tenía calor. Pero claro, tampoco podía ser el malo de la película, así que nos daba jornada intensiva en agosto, lo único que ocurria es que entonces nos coincidía con nuestras vacaciones.

Al año siguiente le tuve que echar cara y a principios de mes le dije que qué pasaba con la jornada intensiva, y él me volvió a responder lo mismo: "yo aún no tengo calor"; así que entonces le eché cara: "hombre, es que nosotros que venimos a las 5 (como diciendo: que no tú, que vienes mucho más tarde) nos morimos de calor por el camino, sin contar que cuando llegamos y ponemos el aire hasta aproximadamente las 6:30 no hay quien haga nada del calor que hay concentrado en el piso". Ese año conseguí la jornada intensiva a principios del mes de julio. Ni que decir tiene, que nuestro convenio estipula muy claramente la jornada intensiva, lo único que ocurre es que él, el convenio y el Estatuto de los Trabajadores los usa para que las mesas no estén cojas.


Y ya este año pensé, total si le va a echar cara mejor le echo yo cara antes porque igual me pone de mala idea y la liamos. Así que fui a su despacho a coger unas chequeras y mientas entraba y las cogía le solté: "X, la semana que viene empezamos la jornada intensiva, ¿no?" Ahí, directo, sin posibilidad de replantearse el calor que tenga. Me miró porque lo pillé totalmente desprevenido y me dijo "vale". Con muy poca fuerza y casi perplejo por lo que había soltado en un momento.


Hoy, ni se acordará de la jornada intensiva hasta que sean las 2:30 y vea que no recogemos. Entonces vendrá y dirá: "venga vámonos que son las 2:30". Y yo le diré: "X, ¿no te acuerdas que hoy empezábamos la jornada intensiva". Y entonces él pondrá una cara que lo único que le faltará será echar espuma por la boca. Y yo para mis adentros me diré: "ahí lo llevas, que yo ya tengo suficiente calor para quedarme en casa".

7 Comentarios:

At 28 de junio de 2010, 13:30, Blogger S. said...

JAJAJJAAJ hija es que aqui hace mucha calor pa venir por la tarde,yo trabajo de 8 a 3 desde el 1 de junio hasta octubre,soy una afortunada,pero más afortunados son los profes que tienen dos meses de vacaciones!
Un besito guapetona

 
At 28 de junio de 2010, 14:37, Blogger GABI said...

Pero buenooooooo..........SSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!!!!!!

¡¿Desde el 1 de junio hasta el 1 de octubre!?

¡¡Qué suerte!!!!!!!!!

Eso sólo confirma una cosa: soy una pringada en cuanto a horarios.

Disfruta tu que puedes.

Besitos!!!

 
At 28 de junio de 2010, 20:43, Blogger josecb said...

Hola amiga mía, yo daba por hecho que en Sevilla teníais jornada intensiva en esta época del año, no me extraña que esté en el convenio pero simplemente por sentido común, porque por mucho aire acondicionado no creo que haya mucha gente que aguante en el puesto de trabajo a 40 grados.

Y además lo que dices tú, el traslado después de comer se tiene que hacer eterno; aquí en el norte tenemos dos días contados de verano (y uno llueve jeje) pero hay veces que nos casca fuerte el viento sur y la temperatura se dispara.

Te aseguro que nos ponemos todos malísimos, vale que no estamos acostumbrados, pero es imposible cumplir con la jornada porque el cuerpo no está para muchos trotes y la capacidad de razonamiento es nula.

Esa batalla que tienes tú con la empresa, la tuve yo, antes de enfermar, hace muchos años por el tema de los sábados por la tarde, lo bueno es que lo llegamos a conseguir, pero después de muchas huelgas y algún que otro palo.

La verdad que no nos sirvió de nada porque ya ves la que hay liada ahora con los chinos, y los horarios leoninos que han impuesto.

Y los jefes de paso despotricando contra ellos, mientras a la vez se frotan las manos porque así tienen el campo abierto para explotar, que a fin de cuentas es lo que mejor se les da.

Ahí, amiga mía, que ganas tengo de que llegue la noche, me muero de calor.

Te felicito por haber tenido valor para enfrentarte al jefe y sobre todo te deseo que tus tardes de ocio sean muy productivas y felices.

 
At 29 de junio de 2010, 8:29, Blogger GABI said...

JOSECB, aquí en Sevilla no se da nada por sentado, conozco a mucha gente de mis amistades que están peor que yo: no tienen jornada intensiva. ¿Te puedes imaginar lo que es ir a trabajar a las 4:30 de la tarde a 40ª? Yo sí porque lo he sufrido.

A ver, este es el maravilloso "empresario andaluz", así vamos.

Besitos!!!

 
At 2 de julio de 2010, 8:27, Blogger Arkangel said...

Yo también tengo la jornada intensiva ya...la verdad es que se agradece tener toda la tarde libre, aunque gran parte de ella la utilize para la siesta...jejeje...pero creo que debería ser asi todo el año. Los españoles somos los que mas horas trabajamos y tenemos menos productividad.

 
At 2 de julio de 2010, 15:39, Blogger Rebeca said...

¡Esta es mi nena! ja,ja ¡más vale no darle al enemigo tiempo de reacción! disfruta de esa jornada intensiva ¿cuándo vamos a por unas cervecitas y unas tapas? que yo desde que pase a mejor vida sólo trabajo de 8 a 16.

 
At 19 de julio de 2010, 11:30, Blogger josecb said...

Jó, amiga mía, levantame el castigo, te prometo que me voy a portar bien, te hecho mucho de menos en los comentarios, recuerda siempre que fuiste mi primera lectora.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home