¿Dónde está el trocito de mundo que me toca?

VOILÀ...C'ÉST ICI!

viernes, junio 01, 2007

LA LEYENDA DE LOS CANGREJOS HEIKE.

Es curioso pero no se por qué razón ayer me acordé de las clases de filosofía que dábamos en el instituto. Es de las pocas clases que me han dejado huella a lo largo de mi vida porque en realidad nosotros no estudiabamos historia de la filosofía sino filosofía en sí. Esas clases me recordaban a la antigüedad puesto que en ocasiones hasta salíamos al patio y dábamos las clases allí mismo (nuestra clase era un grupo reducido de alumnos). Al mismo tiempo, recuerdo que eran unas clases de tensión continua porque a lo largo de ellas el profesor te podía preguntar en cualquier momento y tu contestación se basaba en...en nada. No tenías apuntes que estudiar previamente ni libros, tu contestación se basaba en la madurez que tuvieras y en como te trabajara el cerebro. En resumidas cuentas, esas clases te hacían pensar, te hacían que no te tragaras lo que la gente te dice por el simple hecho de que es lo que la mayoría tiene aceptado y que no te dejaras llevar por la multitud sin antes plantearte hacia donde va la multitud. Creo que es de los pocos profesores a los que recordaré toda mi vida porque convertía sus clases en algo inolvidable.


Pues dándole vueltas a esos pensamientos estaba cuando me acordé que en una de las clases nos contó una leyenda que me resultó muy curiosa. Me acuerdo, de que estábamos tratando el tema de la selección natural cuando nos contó una leyenda japonesa sobre unos cangrejos de mar que tenía en su caparazón la cara de un samurai. La leyenda la contaba Carl Sagan en su libro Cosmo, era sobre el cangrejo heike y decía así:

"Los Heike perdieron contra los Genji en una batalla decisiva en 1185 en las costas de Japón. La gran mayoría de los cadáveres de los Heike quedaron flotando en aguas cercanas a tierra y apareciendo en playas de la zona. Los pescadores de la zona tomaron como costumbre devolver al mar aquellos cangrejos que tuvieran cierta similitud a una cara humana ya que temían que los espíritus de los Heike habitaran dentro de ellos. De esta forma se puso en marcha un proceso de seleccion artificial llevado a cabo de forma involuntaria. Haciendo esto durante centurias consiguió no solo que los cangrejos supervivientes fueran los más similares a una cara humana ¡sino que incluso comenzaron a haber ejemplares con el aspecto a un guerrero samurai Heike! Y por supuesto estos son los más fuertes, los que sobreviven porque nadie se los quiere comer.
La explicación no científica, la leyenda de la zona, cuenta estos cangrejos son guerreros Heike transformados. Incluso hay fábulas y cuentos en los que ataques de ejércitos de cangrejos vuelve a combatir contra los Heike. "

A mi me llamó mucho la atención sobre todo cuando vi las fotos de los cangrejos:







De todas formas, si quereis que os lo cuente Carl Sagan aquí os dejo esto:




8 Comentarios:

At 3 de junio de 2007, 17:56, Anonymous Alvaro said...

Qué curiosa la historia de los cangrejos! Me molan mucho las historias y las fábulas japonesas. Las tienen para cualquier cosa. Cualquier animalillo o accidente geográfico tiene una. Muy curiosos estos japos.
Por cierto, yo odiaba las clases de filosofía. Se basaban en leer toda la clase en voz alta libros de Sócrates y todos esos. No había mucho debate. Y la profesora era bastante peculiar.
Besos!

 
At 4 de junio de 2007, 9:24, Blogger GABI said...

Pues que pena álvaro. Ya te digo, a mi me daba pavor empezar las clases de filosofía porque creía que iba hacer precisamente lo que hacías tú en tu clase. Después resultaron toda una revelación.
Me alegro de que te haya gustado, si me acuerdo de otra prometo hablar de ella.
Un beso!

 
At 5 de junio de 2007, 15:19, Blogger Javi said...

Lo de los cangrejos es impresionante, además de, para los más escépticos, una muestra de cómo podemos cambiar el mundo en que vivimos.

Álvaro, a mi me encantaban las clases de filosofía y... ¡mamón! "La Carrá" era una muy buena profesora, entusiasta, y te animaba a pensar a exponer tus propias conclusiones en los exámenes...

Por no decir que la de filosofía fue, con la de inglés, mi mejor nota en Selectividad... (¡10!)

Un besote Gabi. Gracias por la historia, que me ha gustado mucho.

A Álvaro... o te retractas con lo de la profe o ¡te las verás conmigo!

 
At 5 de junio de 2007, 17:56, Blogger GABI said...

Me alegro que te haya gustado la historia Javi.
Ya veo que hay división de opiniones sobre la profe de filosofía, eh? uy uy...
Bueno, Álvaro, porfa, retráctate que veo que me vais a salpicar el blog de sangre y no es plan. Que me ha costado mucho trabajo darle forma.
Un beso para los dos!

 
At 5 de junio de 2007, 18:18, Blogger Alvaro said...

Lo siento pero no puedo retractarme, la Carrá no era buena profesora, y menos de filosofía.
Sin ánimo de ofender Javi.

 
At 5 de junio de 2007, 23:35, Blogger Javi said...

Espero que a Gabi no le moleste que usemos su blog como campo de batalla para dirimir nuestras diferencias...

¿Qué es lo que no te gustaba de la Carrá? Vale que fuera un poco pava, lo reconozco, pero estaba entusiasmada con lo que nos enseñaba y creo que sabía transmitir ese entusiasmo a toda la clase, y para mi eso es ser buen profesor.

Un beso!

 
At 6 de junio de 2007, 9:36, Blogger GABI said...

Bueno bueno...me da aigual que sigais con la discusión de "La carrá" (supongo que tenía algo que ver con Rafaela Carrá, no?). ¿No hay por ahí alguna foto que tengais y pueda cotillear?
Un beso para los dos y no me salpiqueis mucho el blog!

 
At 26 de marzo de 2009, 23:00, Anonymous barbara said...

Hola, me llamo barbara, soy chilena y me gustó haber visto esta historia en tu blog porque da la casualidad de que y tengo igual que tu a un excelente profesor capaz de explicarme filosofia, fisica, historia y arte, todo a la vez. Bueno, solo era par compartir experiencias y no dejar pasar el agrado que me da que existan profes tan bacanes. Chao, saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home