¿Dónde está el trocito de mundo que me toca?

VOILÀ...C'ÉST ICI!

jueves, enero 29, 2009

LA OPERADORA CHULESCA.

Se perfectamente que ayer por la noche me comporté como una maleducada. Se que no atendí como debería haberlo hecho a una persona que simplemente estaba realizando su trabajo pero es que ya era la gota que colmaba el vaso. También es cierto que la otra persona podría ponerse en el lugar de las familias a las que llama y ser consciente de que normalemente está molestando con esas llamadas.


Pues sí, me refiero a esas llamadas de grandes empresas y bancos que no tienes ni idea de cómo averiguan tu teléfono (bueno, supongo que será a través de las guias de teléfonos) y que empiezan a hacerte preguntas como si tu tuvieras la obligación de contestarles. No deberían de perder el norte, y ser conscientes en todo momento, que por educación, puedes intentar contestar una pregunta o dos pero que estás en todo tu derecho de colgarles el teléfono sin ni siquiera decir adiós.

En fin, pues ayer por la noche cuando llegué de trabajar a mi casa, o a casa de mis padres, porque ya algunos amigos me obligan a puntualizar por el hecho de que ya tengo piso propio (aunque para mi la casa de mis padres siempre va a ser mi casa) llamaron por teléfono. Era una mujer de un banco como siempre dando lata a las tantas de la noche. Es que no falla, como saben que la gente está seguro en sus casas a la hora de la siesta o por la noche cuando llegan de trabajar, pues a que hora llaman para dar la lata: a la hora que lo único que quieres es que te dejen tranquilo y que nadie te incordie con chorradas que a ti ni te van ni te vienen.


[Suena el teléfono y lo cojo].

Yo: ¿Diga?

La operadora chulesca: Buenas noches soy "fulanita de tal", ¿podría hablar con Don Fulanito (es decir, mi padre)?

Yo (que estoy mirando la cara de mi padre que ya sabe de sobra que son los pesados de siempre y que me mira con carita de "por favor quitamelos de encima y no me lo pases"): Lo siento no está.

La operadora chulesca: ¿Me puede dar un número móvil en el que pueda localizarlo?

Yo: No.

[Se hace un denso silencio en el que la operadora parece que se le enciende como una luz en la cabeza y pasa del plan educado al plan te voy arrollar chulescamente mientras te meto miedo].

La operadora chulesca (levantándome ya un poco la voz; que ahora que lo pienso, ¿ésta no sabe que de vez en cuando los de calidad escuchan las llamadas?): Mire, soy del Banco "tal" y es muy urgente lo que tengo que hablar con el Señor Fulanito.

Yo (que ya me estaba empezando a tocar la moral y en muy breve la iba a mandar a coger coquinas): Lo siento, pero mi padre no es cliente de su banco.

La operadora chulesca: ¿Y usted que sabe? Su padre es cliente.

Yo: Mire, mi padre no es cliente y lo se de buena tinta porque soy la que le lleva las cuentas. De hecho, nadie de mi familia tiene abierta cuenta en su banco.

La operadora chulesca: Pues es muy importante. Así que ¿cuándo puedo hablar con su padre? (me preguntaba ya con total desprecio...encima que la molestan a una a las 9 de la noche lo que tiene que escuchar).

Yo: No sabría decirle. Pero, ¿cree usted que estas son horas de llamar?

La operadora chulesca: Esta bien, pues le llamo más tarde.

Yo: No creo que más tarde sea una hora decenta para llamar a una casa.

La operadora chulesca (me dice lo siguiente con rintintín): Esta bien. Entonces, ¿le llamo mañana por la mañana a las ocho y media?

Yo: No, a esas horas estamos durmiendo (eso es mentira porque a esa hora ya estoy yo desayunando al lado de mi empresa y mis padres están levantados tomándose el cafelito, pero es que me dio tanta rabia lo que le tenía que aguantar a la tipeja).

La operadora chulesca: ¿Le parece bien a las diez?

Yo: Haga lo que quiera. Inténtelo a ver si tiene suerte (y le colgué).


La conclusión es que me sacó de mis casillas. No fue la conversación en sí, sino el tono chulesco que tenía la tia. Es como si le debieramos la vida. Como si a la fuerza mi padre tuviera como única misión en este mundo contestar sus preguntas. ¿Pero qué se ha creido? Así que la próxima vez, lo siento por las operadoras trocitos de pan, pero voy a ser borde desde el principio y contestaré: "no compramos nada", seguido de colgar el teléfono.

10 Comentarios:

At 29 de enero de 2009, 19:05, Blogger muchojose said...

En estos casos tienes dos opciones, o colgar como bien has hecho tú. O si tienes tiempo y estás de humora, darles cuartelillo y acabar aburriéndoles tu a ellos, si no tienes nada mejor que hacer puede llegar a ser hasta divertido, trata de probarlo la próxima vez.
Un saludo a tod@s los teleoperadores que nos puedan leer.
Besitos

 
At 29 de enero de 2009, 22:50, Blogger El Sombrerero Loco said...

Lei esto en algún lado y lo pongo ahora siempre en practica:
"Esta el sr. tal?
Si, un segundito."
Y seguidamente le pongo el auricular al lado de la tele o de la radio (si es la radio yo canto a voz en grito tb), y de vez en cuando cojo el auricular y le digo "no se retire, en breve le atiende" y al rato se hartan y cuelgan.
Besos!

 
At 30 de enero de 2009, 9:08, Blogger CASIOPEA said...

hiciste mu requetebien, y de maleducada nada de nada chata...

 
At 30 de enero de 2009, 9:12, Blogger GABI said...

MUCHOJOSE, yo también le mando un beso a todas las operadoras que tienen consideración con las personas que llaman. Pero es que hay algunas que se creen en la posesión de la verdad. Que las llamaran a ellas a esas horas, ya verías tu la consideración que iban a tener con sus compañeras...ninguna.
Besitos!

 
At 30 de enero de 2009, 9:13, Blogger GABI said...

MARTÍN, lo que me rio contigo...jajajaja....la próxima vez lo voy a probar a ver que sucede. Es que tienes unas ideas geniales.

Besitos!

 
At 30 de enero de 2009, 9:14, Blogger GABI said...

Hombre CASIOPEA, la verdad es que no me gusta ser así, pero cuando me sacan de mis casillas...es que me pierdo. Por esa razón intento no salir mucho de ellas.
Besitos!

 
At 30 de enero de 2009, 12:12, Blogger César said...

Hola guapa. He tenido que trabajar en telemarketing, y prefiero me digan no me interesa y no me vuelvan a llamar, a que dejen la puerta abierta, pues como comercial, es una alternativa. Sin justificar a la operadora, la responsabilidad es de las empresas que tienen el servicio activo hasta las 22:00 llamando a los usuarios, o clientes potenciales. Un beso amiga.

 
At 2 de febrero de 2009, 11:01, Blogger GABI said...

Si yo las entiendo CÉSAR es su trabajo, pero si ves que el que te lo coge no está por la labor de cooperar, hombre que no sean cansinas, que lo único que consiguen es enfadar a la gente.
Besitos!

 
At 2 de febrero de 2009, 12:40, Blogger josevillano77 said...

A pesar de que mi madre ha sido teleoperadora, yo directamente cuelgo.Se que es injusto, que es su trabajo,pero directamente en cuanto empiezan "Movistar,Telefónica,Banco de Santander" y blablabla...cuelgo.El otro día mismo, ¡¡un sábado a las 22:00!! para que me hiciera contrato en Movistar...¡muy fuerte!.Pero en fin...
¡Un beso guapísima!

 
At 3 de febrero de 2009, 9:06, Blogger GABI said...

Ay, JOSE, la verdad es que son una pesadilla. ¿Realmente creen que alguien les puede atender de forma amigable cuando los interrumpes a unas horas de la noche en la que la gente ya está descansando? Mi madre a veces se acuesta a la 22 h, ¿creen que yo les podría contestar tan alegremente si llaman a las 22:30 h?

No tienen remedio. A ver que hago la próxima vez que llamen.

Besitos guapo!

 

Publicar un comentario

<< Home