¿Dónde está el trocito de mundo que me toca?

VOILÀ...C'ÉST ICI!

miércoles, abril 15, 2009

UN MILAGRO EN EQUILIBRIO.

Pues es el último libro que me he leído aunque he de confesar que lo acabé hace ya unas semanas, pero por si no lo habéis notado estaba un poco floja con lo de la informática así que entre una cosa y otra pues llegamos al día de hoy en el que me he decidido a contaros mi experiencia leyendo el libro.


Pues como os contaba, mi última lectura ha sido "Un milagro en equilibrio" de la autora Lucía Etxebarria. He de confesaros también que ya había visto este libro hacía tiempo y me lo había encontrado alguna que otra vez en las librerias pero nunca me llamó la atención. Lo miraba y no me decía nada. Leí la reseña de atrás y lo dejé directamente sobre esas mesas que te ponen con los montones de libros pensando "esto no va conmigo". Pues como bien dice el dicho: "no quieres sopa pues toma dos platos", estas navidades una de mis amigas más cercanas me lo regaló en el amigo invisible. Espero que en mi cara no se notara el desánimo, porque cuando abrí el envoltorio toda mi preocupación era: "ahora me lo tengo que leer para luego decirle si me gusta o no". Sé que a lo mejor no debo ser tan complaciente pero me cuesta mucho decirle a alguien que me regala un libro (todos saben lo que me gusta leer): "sí, lo vi hace mucho tiempo pero me parece un tostón". Así que lo cogí, le di las gracias y lo puse a la cola de mis libros pendientes por leer. Veamos, no es que haya sido un gran sacrificio leerlo, porque en realidad me gusta muchísimo leer, pero hubiera preferido otra cosa.



Bueno, que me voy por los cerros de Úbeda y aún no os he dicho de que trata el libro. En fin, el libro trata de una madre primeriza que le escribe una especie de carta diario a su hija recién nacida a través de la cual reflexiona sobre su vida, familia, amigos, pareja y de los sentimientos que provocan en ella el ser por primera vez madre. Creo que en resumidas cuentas esto es todo. He de decir (y algunos no estarán de acuerdo conmigo) que para mi este libro no ha significado mucho. Vamos, que no me ha dejado esa huella imborrable que te dejan esos tipos de libros que te atrapan entre sus páginas y cuando no los estás leyendo sólo piensas en cómo va a seguir la historia. La verdad, es que también me costó mucho trabajo engancharme a él. Al principio casi me tenía que autoanimar para seguir leyendo. Vamos una lectura trabajosa. Muchos os preguntareis el porqué seguí leyéndolo y no le pegué una patada, pues porque soy muy cabezona (otro defecto) y cuando me digo: "esto me lo leo yo aunque muera en el intento", pues es lo que pasa, que me lo leo.

Es un libro muy femenino y la mujer que esté embarazada le va como anillo al dedo. ¿Veis como este año las embarazadas, los bebes y los partos me persiguen por todos lados que hasta en mi lectura tenía yo el tema embarazos? Que situación más cansina.

En resumen, para mi ha supuesto un libro "sin pena ni gloria". A todo aquél que también lo haya leído le invito a que de su opinión sobre él, porque como todos sabéis "sobre gustos no hay nada escrito".

6 Comentarios:

At 15 de abril de 2009, 11:47, Blogger El Titanic, también se hundió said...

Perdon, no puedo hacer ningun comentario a esta entrada, pero he estado ojeando tu blog y me ha gustado... me apunto... lo leere detenidamente y dejare mi rastro por aqui.
Saludos.

 
At 15 de abril de 2009, 11:59, Blogger Rebeca said...

Yo sí leí el libro hace tiempo, a mí me gustó, porque la autora pone de manifiesto también esas otras cosas no tan maravillosas de la maternidad aunque al final acaba perdidamente enamorada de su bebe. A mí me pareció que estaba cargado de ternura, y que expone al máximo como una mujer puede ser absolutamente dueña de su vida y llevar a cabo con éxito cualquier cosa.

 
At 15 de abril de 2009, 12:28, Blogger GABI said...

Bienvenido TITANIC.

Te puedes pasar por aquí cuando quieras y, por supuesto, que puedes comentar lo que quieras cuando quieras y del post que quieras.

Aquí damos facilidades...jejejej

Besitos!

 
At 15 de abril de 2009, 12:33, Blogger GABI said...

Ya te digo, REBECA, que sobre gustos no hay nada escrito y lo que a mi no me puede gustar a otros le pueden entusiasmar.

Tal vez sea, que sin aún ser madre, ya tenía muy claro que en la maternidad no era todo de color de rosa aunque siempre está compensado (al menos yo quiero pensarlo) por esa pequeña criatura que depende de ti.

Creo que para mi es que el libro se hizo algo tan obvio que más que descubrirme me recordaba a cosas que ya me habían relatado.

Pero claro, esa es mi opinión.

 
At 15 de abril de 2009, 14:15, Blogger Tati.- said...

Buiiiiiinas!!

1º no leí el libro
2º te felicito por no haberlo "abandonado"... a mí me pasa eso también... y con las películas ni te cuento!!


y...

3º Estuve averiguando... y sep! creo que hablamos de "alfajores=mantecados"
jajajaaa!!

Besos Gabi!

:)

 
At 15 de abril de 2009, 19:19, Blogger GABI said...

Hola TATI!

Si es que cuando al go se me mete entre ceja y ceja no lo dejo hasta que lo consigo. Da igual lo que tarde. Vamos, que nadie puede decir que no sea perseverante sobre todo con lo que me propongo.

Entonces, ¿son mantecados? Es que tenían toda la pinta. Aquí se suelen comer en Navidad, fuera de la época difícil. Y eso de encontrarlos en un quiosco es impensable.

Ayyyyyyyyyy.......un mantecado de dulce de leche........mmmmmmmmmmm........pero que golosa soy.

Besitos wapa!

 

Publicar un comentario

<< Home